AJUSTE DE MOTOR

Como que se me está pasando de tueste lo bohemio y me estoy volviendo alcohólico…

Y es que hay canciones como esa que canta Diego Torres que dice:

“Saber que se puede,

querer que se pueda

pintarse la cara color esperanza

tentar al futuro con el corazón…”

O aquella otra que canta Pepe Aguilar:

“Que sepan todos que me duele tu dolor

aunque la vida no la vivas junto a mí

que a quien te hiere le declaro mi rencor

y a quien te ame lo bendigo desde aquí

que sepan todos que me duele tu dolor…

Ya para este último verso, el preguntar si nos echamos la otra es ocioso, es perder el tiempo: ¡pues claro que “is”!

Estoy pensando en dejar la bohemia, pero no por hipócrita o por dármelas de santurrón o espantado. Nó señor. Lo que sucede es que aún estando pollón (más bien pollosaurio), como que ya no arranco en primera y es necesario un ajuste completo de motor, y revisión de frenos (nada de que me midan el aceite), ya que de otra manera, seguro que clavaré el pico…

Ahora que si me encuentro algún médico que me cure sin necesidad de dejar los vicios, seré feliz y hasta al “talón” le entro…

Ai’les cuento…

 

Es todo.          héctor garcía alvarez

También podría gustarte Más del autor