La Columna

de angel irra carceda

 -Las burlas de Xavier Olea Peláez.

-Insistirán en su cese en el Congreso.

-¿Qué ha hecho Marco A. Leyva Mena?

 

Faltan tan sólo cinco días para que se cumpla el octavo aniversario luctuoso de Armando Chavarría Barrera, quien fuera diputado presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso del Estado.

Lo asesinaron la mañana de un 20 de agosto del 2009 afuera de su residencia de la colonia 20 de Noviembre, en esta ciudad capital.

Y los días –hasta el 20 de este mes- transcurren en un marco de evidente burla del fiscal Xavier Olea Peláez hacia la actual Legislatura local.

Reiteradamente Xavier Olea les ha mentido a los diputados locales, a la familia Chavarría-Obeso y la sociedad en general. Ha anunciado en más de una ocasión que entregaría un informe del resultado de la investigación de ese caso.

Incluiría ese informe, según lo aseguró, conclusiones que contemplan las identificaciones de los autores intelectuales y materiales de ese asesinato.

Y, también, reiteradamente no ha cumplido. La última que se aventó fue que ya había entregado ese informe al Congreso del Estado. Vil mentira, una vez más.

Está bastante claro que es un mitómano. Pero, además, irreverente porque el propio gobernador Héctor Astudillo Flores empeñó su palabra en el sentido de que el fiscal cumpliría con la entrega de ese informe.

Al seno del Congreso local, se gesta la conformación de una fuerza de diputados para presionar a que se concrete –por fin- su inmediata y urgente destitución.

Y ante tanta burla del fiscal, se espera que ahora sí las bancadas del PRI y del Verde Ecologista se sumen a la demanda de su destitución, porque antes se han opuesto a otras acciones en su contra debido a la impunidad con la que se conduce.

Por ahora sesiona la Comisión Permanente, y el pleno del Congreso regresará a un nuevo periodo ordinario hasta el 13 de septiembre.

Pero no se descarta que se convoque a un periodo extraordinario de sesiones si mantiene Xavier Olea su actitud retadora y grosera ante el Congreso del Estado.

Y no lo descartan algunos legisladores, si es que llegado el día 20 de este mes, los vuelve a dejar como las novias de pueblo, esperando el tan anunciado informe de la investigación de asesinato del diputado local que, en aquel entonces (2009), ya se proyectaba como el seguro candidato del PRD a la gubernatura.

Los diputados priistas tendrán la última palabra en este penoso caso. Ya no deben mantener la protección política que, hasta hoy, es evidente.

A OTRAS COSAS.-Dígame si no el peor alcalde de Guerrero es el de Chilpancingo, el priista Marco Antonio Leyva Mena, mejor conocido como “MAL”.

En serio que es la fecha que no da resultados, pese a que algunos jerarcas del tricolor aseguran que en recientes “evaluaciones” am la administración que encabeza, ha salido airoso, que está bien calificado por la ciudadanía.

En Chilpancingo prácticamente no existen servicios públicos. La Ciudad está destrozada.

Casi no hay semana en la que no le protesten los trabajadores municipales, colonos y organizaciones sociales.

Es un caso similar al de Xavier Olea. Un mitómano comprobado. Se la pasa de mentira en mentira, y debido a eso se han vuelto normales las movilizaciones y toma del mismo Palacio Municipal.

Realmente no sabe qué hacer para solucionar el grave problema de la basura. Ahora nos sale con que están analizando como opción para el relleno sanitario al norte de la ciudad.

Se saca de la manga esa “ideota” porque está por terminar el convenio para que la basura de Chilpancingo se siga arrojando en los límites con Zumpango, cabecera municipal de Eduardo Neri.

Una administración municipal realmente fallida, que tiene al Partido Revolucionario Institucional al borde de la derrota en los comicios del año próximo.

Hasta ahora, no hay que olvidarlo, quien ha salido como su salvavidas es el propio gobernador Héctor Astudillo Flores, con la ejecución obras de beneficio colectivo.

Porque él (Marco Antonio Leyva Mena (MAL), ¿qué ha hecho? (angelirracar@hotmail.com)

 

También podría gustarte Más del autor